, , ,

Frutalmunia participa en un proyecto de experimentación para la mejora de la manzana en Valdejalón

El proyecto GO-Goldjalón permitirá mejorar las características de la manzana de nuestra comarca

Frutalmunia está participando en un Proyecto del Grupo Operativo denominado Mejora de la calidad de la manzana Golden en Valdejalón (GO-GoldJalón), junto con Agricola Gil S.L., además del Parque Científico Tecnológico Aula Dei y el Grupo de Investigación de Nutrición de Cultivos Frutales de la Estación Experimental de Aula Dei. Esta actuación corresponde a la convocatoria de creación y funcionamiento de grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas, dentro del Plan de Desarrollo Rural 2014–2020 para Aragón. Se trata de trabajar conjuntamente para conseguir poner en valor la manzana de Valdejalón, más concretamente basado en la variedad golden smoothee, revalorizando ante el consumidor sus características propias.

Aragón, y más concretamente la comarca de Valdejalón, es junto a Lérida la mayor productora de manzana de España. Se trata de una manzana diferente a las que se cultivan en las zonas predominantes de Europa, como Polonia, Francia e Italia. “Nuestra manzana es más dulce y mejor en sabor, aunque su textura y dureza es diferente al resto de manzanas; por eso, la manzana de Valdejalón es diferente a todas las demás”, explica el responsable de Frutalmunia, Vicente López Gil.

El proyecto GO-Goldjalón ha comenzado a desarrollarse en las últimas semanas y se va a prolongar a lo largo de tres años en los que se desarrollarán diferentes fases de investigación tendente a conseguir optimizar las características propias de nuestra manzana para que llegue al consumidor con sus mejores cualidades de sabor, madurez, dureza y conservación.

, , ,

Albaricoque, trazabilidad desde el campo a la tienda

El control exhaustivo desde la recolección en el campo hasta la salida de nuestros almacenes con destino a los comercios nos permite mantener unos parámetros de calidad de nuestros productos.

Nuestros campos rebosan estos días de actividad. A la recolección de la cereza, de la que hablamos anteriormente, se suman ahora las primeras variedades de albaricoque -o domasquino, como lo denominamos en estas tierras del Jalón-. La recolección de este preciado fruto se lleva a cabo manteniendo en todo momento un control que nos permite que esta fruta, y las demás que producimos y comercializamos en Frutalmunia, tengan la trazabilidad asegurada en todo momento.

En estos momentos estamos recolectando albaricoques de la variedad Orange Red. Ya en el campo, cada palót se identifica mediante una etiqueta en la que figurarán todos los datos de la recolección: lugar, parcela, variedad, fecha… Cuando entra cada partida se escanea con un lector de códigos de barras para identificar en cada caso el producto que se limpia, selecciona, clasifica y envasa. Así. podremos conocer en todo momento el origen y demás datos de interés de cada una de las cajas que salen de nuestro almacén con destino al consumidor.

Este trabajo de control de calidad y seguimiento del producto se realiza con todas nuestras frutas,  lo que nos permite ofrecer una garantía total de origen y calidad de los productos que salen de nuestra factoría.

, , ,

Nuestras cerezas, frescas durante más tiempo

Una bolsa especial permite mantener las cerezas como recién cogidas durante semanas.

La cereza es un producto muy delicado que requiere un tratamiento adecuado para que llegue al consumidor los más rápido posible y sin perder ninguna de sus cualidades. No resulta sencillo, pese a que en Frutalmunia las recolectamos y rápidamente se procesan y preparan para soportar el viaje hasta su destino. No obstante, una empresa exportadora, cuya fruta viaja miles de kilómetros para llegar a los clientes debe esforzarse en mejorar día a día su logística para mejorar.

Gracias a la investigación se están consiguiendo avances como el que hoy os presentamos. Se trata de una bolsa especial, que viene impregnada de un producto que crea una especie de atmósfera controlada, similar a la que utilizamos en las cámaras de conservación. Dicho envase, unido a unas temperaturas de entre dos y tres grados, permiten conservar la cereza como recién cogida durante semanas. Así, las cerezas que veis en las fotos podrán viajar hasta Letonia y otros lejanos países con todas las garantías de que llegarán como si las acabásemos de recolectar.