, , ,

Frutalmunia participa en un proyecto de experimentación para la mejora de la manzana en Valdejalón

El proyecto GO-Goldjalón permitirá mejorar las características de la manzana de nuestra comarca

Frutalmunia está participando en un Proyecto del Grupo Operativo denominado Mejora de la calidad de la manzana Golden en Valdejalón (GO-GoldJalón), junto con Agricola Gil S.L., además del Parque Científico Tecnológico Aula Dei y el Grupo de Investigación de Nutrición de Cultivos Frutales de la Estación Experimental de Aula Dei. Esta actuación corresponde a la convocatoria de creación y funcionamiento de grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas, dentro del Plan de Desarrollo Rural 2014–2020 para Aragón. Se trata de trabajar conjuntamente para conseguir poner en valor la manzana de Valdejalón, más concretamente basado en la variedad golden smoothee, revalorizando ante el consumidor sus características propias.

Aragón, y más concretamente la comarca de Valdejalón, es junto a Lérida la mayor productora de manzana de España. Se trata de una manzana diferente a las que se cultivan en las zonas predominantes de Europa, como Polonia, Francia e Italia. “Nuestra manzana es más dulce y mejor en sabor, aunque su textura y dureza es diferente al resto de manzanas; por eso, la manzana de Valdejalón es diferente a todas las demás”, explica el responsable de Frutalmunia, Vicente López Gil.

El proyecto GO-Goldjalón ha comenzado a desarrollarse en las últimas semanas y se va a prolongar a lo largo de tres años en los que se desarrollarán diferentes fases de investigación tendente a conseguir optimizar las características propias de nuestra manzana para que llegue al consumidor con sus mejores cualidades de sabor, madurez, dureza y conservación.

, , , , , , ,

¿Cómo controlamos el momento óptimo para la recolección?

Cada vez que vamos al campo controlamos la evolución de cada uno de los frutos de nuestras parcelas. Estimar cuándo hay que comenzar a recolectar cada una de las especies de fruta y sus diferentes variedades es clave para que lleguen al mercado en su momento óptimo. Hay dos cuestiones clave a la hora de decidir si una fruta está lista para su recolección: el grado de azúcar y la dureza. Para estimar cada uno de estos parámetros nos servimos de instrumentos muy sencillos que nos facilitan la labor.

El penetrómetro nos permite medir la dureza (consistencia de la pulpa) de la fruta. Lo utilizamos fundamentalmente en la fruta de pepita, aunque igualmente sirve para la fruta de hueso, si bien no es muy frecuente utilizarlo, ya que en la fruta de hueso la dureza se aprecia fácilmente. El grado de consistencia en la fruta de pepita es determinante para la correcta conservación, sobre todo cuando la fruta va destinada a su conservación en cámaras de atmósfera controlada, ya que debe aguantar a largo plazo. La dureza va relacionada con la maduración, por eso no es recomendable almacenar peras ni manzanas por debajo de ciertos parámetros.

Por lo que respecta al azúcar, el refractómetro nos sirve para medir los º Brix (azúcar) de la fruta, tanto de hueso como de pepita. Existen unas tablas de grados para cada variedad y son muchos los clientes que exigen un mínimo de azúcar en toda la fruta que adquieren. Los º Brix influyen también en la conservación, aunque el factor determinante es la dureza que a la vez va relacionada con el azúcar: una menor dureza equivale a un mayor grado de azúcar.

En variedades de manzana, destinadas a media y larga conservación, también utilizamos el test del almidón, que consiste en averiguar la parte proporcional del almidón y azúcar que contienen dichos frutos, relación muy importante a la hora de recolectar para conseguir que la fruta esté en perfecto estado.

, , , , ,

Nuestra fruta va madurando en el campo

El calor del verano y los riegos periódicos van obrando el milagro de hacer que nuestra fruta madure y pueda ser recolectada y preparada para su envío al mercado. Diariamente controlamos el grado de maduración para recolectarlas en el momento óptimo, cuando están los suficientemente maduras y en sazón como para aportar el mejor sabor, pero lo suficientemente enteras como para soportar perfectamente la recolección, manipulado y transporte hasta el mercado y el consumidor. La experiencia nos dice cuándo hay que coger cada pieza, por que es así como se recolectan, pieza a pieza, comenzando por las que están en el exterior de los árboles y en la parte más alta, que son las que más sol reciben y antes alcanzan su grado de sazón.

En estos días, cuando ya hemos finalizado la campaña de la cereza y estamos sacando al mercado melocotones y nectarinas más tempranos, el resto de frutas esperan su turno mientras alcanzan su madurez. Estamos recolectando nectarinas eligiendo las ya maduras y dejando que terminen de madurar las que aún lo requieren. En unos 10 días comenzaremos a recolectar las peras, tanto las Blanquillas como las Conferencia. La manzana aún tendrá que esperar hasta mediados de agosto y primeros de septiembre para poder comenzar a cogerse. Si quieres saber más acerca de las fechas de recolección aproximada de cada variedad puedes consultar el cuadro resumen que incluimos en la web.

Este es tiempo en el que se junta la recolección de las variedades tempranas de melocotón, que se comenzaron a embolsar hace mes y medio, con el embolsado de las variedades más tardías, que se recolectarán durante los meses de septiembre y octubre. El embolsado permite que el fruto madure sin agresiones externas, libre de plagas, de forma uniforme. El resultado, unos frutos extraordinarios que llegan al consumidor en las mejores condiciones y plenos de sabor.